El regreso de Lupe García
(fragmento)



Enemigo politico



Cuando Terapia era una estudiante metida en la resistencia, transportaba de todo en el cochecito de Lupe. Al principio publicaciones prohibidas pero después también papeles falsos y armas. Según mi mama, por el tamaño del cochecito, eran mas bien calibres pesados. Un día dos malandras quisieron robar a Terapia con un cuchillo.

—Dame la plata o te corto el bebe,— dijo uno.. Terapia tanteo con la mano en el coche como si estuviese buscando su cartera, y sacó una AK-47. De pura sorpresa los ladrones se quedaron quietos hasta que ella pinchó la barriga del mas cercano con el caño. —Ándate o te lleno de agujeros.—

Lupe seguramente estaba despierta porque uno no saca una ametralladora de abajo de un bebe sin que este se de cuenta o sin que al menos dieciocho años después no empiecen los problemas.

A Lupe no le dolió que su madre se volviese a casar, aun cuando el marido nuevo resultó siquiatra; lo que si le dolió fue que Terapia dejase que el man la echase a Lupe de la casa. Lo único que Lupe no había perdido hasta entonces, era su mama y tenía la esperanza de que en la vida no había que perder todo lo que uno amaba, que todos cada uno pudiera quedarse al menos con una cosa.
— A mi me echaron tantas veces, — intente consolarla pero los dos sabíamos que una cosa era que te corriera tu mamá y otra que lo hiciera el marido nuevo.